La importancia de utilizar una buena sombrilla bajo el sol



Las personas cada vez somos más conscientes de que una excesiva exposición a los rayos del sol puede ser perjudicial para nuestra piel y nuestra salud. Cada vez el sol actúa con más fuerza sobre nuestro planeta y es muy importante que sepamos como tomar medidas al respecto. La excesiva exposición al sol puede comportar problemas como deshidratación, fiebre, quemaduras solares, dolores de cabeza e incluso cáncer de piel.

Esto no significa que no debamos tomar el sol, ya que también nos aporta beneficios, pero tenemos que ser conscientes de que sobrepasar un límite y no estar suficientemente protegidos puede dañar nuestro cuerpo.

Las sombrillas con protección solar en los últimos años se han vuelto un complemento indispensable para poder combatir los meses de más calor. La sombrilla es el complemento perfecto, pero es importante también tomar otras precauciones como el uso de protección solar, beber mucha agua o evitar el sol en las horas centrales del día.

Ventajas de las sombrillas con protección UV

La verdad es que no todas las sombrillas, por parecidas que parezcan, protegen de la misma forma. Debes tener en cuenta que no siempre que nos colocamos debajo una sombrilla estamos protegidos de los rayos ultravioleta. Es por eso que debes fijarte bien a la hora de comprar una sombrilla u otra. Debes fijarte bien en si esta tiene protección frente a los rayos UV.

Una sombrilla que no tenga la suficiente protección solar podría hacer que la piel se nos quemara de la misma forma que si estuviéramos bajo del sol, así que hay que tener cuidado.

Muchas veces por las prisas o por ahorrarnos algunos euros acabamos comprando la primera sombrilla o la más barata que encontramos, pero lo mejor es preguntar al vendedor que nivel de protección solar ofrece la sombrilla.

5 aspectos a tener en cuenta antes de comprar una sombrilla

Tamaño. El tamaño es unos de los aspectos más importantes a la hora de comprar una sombrilla. Antes de comprarla debes tener en cuenta cuales son las dimensiones del sitio donde la quieres colocar, ya que en función de ello deberás comprar una u otra. Si dispones de un espacio muy extenso lo mejor es comprar una muy grande para que varias personas puedan refugiarse del intenso sol de verano. Pero si tu patio es pequeño, quizá una de muy grande no es la mejor opción para protegerte del sol.

En caso que quieras poner la sombrilla encima de una mesa, los expertos recomiendan que el tamaño del parasol debe ser el mismo que el de la mesa, añadiendo 50 cm por cada lado.

Poste. El poste debe ser colocado a una altura óptima para que haga correctamente su función. Este siempre debe de ser lo suficientemente alto para que no obstruya el paso, no obstante al ponerlo demasiado alto, también dejaría de hacer su función de proteger del sol, así que es muy importante que encuentres el perfecto punto medio. Normalmente el tamaño de los postes para sombrillas son de aproximadamente 2,25 metros de alto, como mínimo asegúrate que mide 2 metros.

Base. Si quieres que tu sombrilla se mantenga resistente, debes comprar una base de buena calidad. Una base estable te va ahorrar muchos dolores de cabeza en un futuro por culpa del viento. También hay muchos tamaños y formas, lo más importante es que antes de comprarla tengas claro que tamaño va a tener tu sombrilla para poderla comprar a medida. Cuanto más largo sea el poste de tu sombrilla, más grande y de más peso vas a necesitar la base para que este se mantenga firme. Por ejemplo si la sombrilla tiene un diámetro de 2m, entonces necesita una base de 30kg. Si tienes una sombrilla de 2,25 necesitas una base de 34kg, y así sucesivamente.

Mantenimiento. Como todo producto, para que se conserve en buenas condiciones va a necesitar un mínimo de mantenimiento. Se recomienda el uso de un lubricante para que no se oxiden las bisagras. Finalmente, es de suma importancia cerrar la sombrilla cuando no esté en uso.

Materiales. Hay diferentes tipos de materiales, pero te recomendamos que al comprar una sombrilla te asegures que esté hecha con aluminio reforzado. El aluminio es uno de los materiales más utilizados en exterior, ya que es resistente a la corrosión, por lo que puede permanecer al aire libre durante todo el año si es necesario. Otra opción también es la madera, ya que estéticamente queda muy bien, pero requiere un mantenimiento superior. Finalmente, si nos referimos a la lona parasol de la sombrilla, el mejor material que hay es el poliéster, ya que es muy resistente y tiene una óptima protección solar.

¿Qué tipos de sombrillas existen y cual elegir?

Actualmente existen muchos tipos de sombrillas, de materiales, formas y colores muy diferentes. Así que es normal que a la hora de comprar una tengas dudas sobre cuál es la mejor opción. A continuación te vamos a mostrar 3 tipos de sombrillas para que puedas elegir la que más te guste.

Sombrilla parasol estándar

Este tipo de sombrilla es la más estándar, ya que incluye solamente el poste y la típica lona en forma circular. Es un tipo de sombrilla que suele funcionar muy bien y la mayoría de gente opta por este modelo en su primera compra. Te recomendamos estemodelo de sombrilla redonda en oferta.

Sombrilla parasol doble

Este tipo de sombrilla tiene un diseño muy elegante y además de su gran tamaño, te ofrece mucho más espacio de sombra. Es ideal para parque, jardín, playa, piscina, restaurante y patios al aire libre. Ahora este modelo de sombrilla doble tiene un descuento del 43% y te sale por solo 75€.

Sombrilla parasol con paneles laterales

¿Te gusta la playa o el campo? Si es que sí, este parasol es el complemento ideal para llevar contigo en días de mucho sol a la playa o el campo. Esta sombrilla 2 en 1 sirve como una sombrilla tradicional para ir a la playa y también como tienda refugio gracias a sus paneles laterales. Si eres de los que se lleva la sombrilla a todas partes, sin duda esta va a ser tu mejor opción.

5 consejos para realizar el mantenimiento a tu sombrilla

Nunca cerrar las sombrillas cuando están mojadas

Es muy importante que tu sombrilla esté seca antes de cerrarla o guardarla. Como sucede en muchos productos, si los guardas mojados y con humedad se van a crear manchas y se va a desgastar el producto. Es muy importante este consejo si quieres que la sombrilla te dure muchos años y luzca como nueva.

Cerrar la sombrilla siempre que no se utilice

La mejor opción para que tu sombrilla te dure muchos años es solo abrirla cuando la estés utilizando. De esta forma evitarás que se pueda dañar por cualquier fenómeno atmosférico, o  que simplemente se ensucie o se pueda manchar.

Almacénala en posición vertical

En los meses de menos sol, normalmente se acostumbra a guardar la sombrilla para que no se pueda dañar. Lo mejor que puedes hacer es ponerla en vertical, ya que así evitas la posibilidad de que los insectos puedan dañar tu parasol. Así también evitas que lo puedan utilizar como refugio en épocas invernales.

Comprueba regularmente su funcionamiento

Intenta abrir y cerrar el parasol de vez en cuando para comprobar si sigue funcionando correctamente. Cuando revises su correcto funcionamiento, te recomendamos que aproveches para colocar aceite en la zona de apertura en caso que se habrá y se cierre muy bruscamente.

Evita colocarlo en zonas peligrosas

Este quizá es el consejo más obvio, pero que muchas veces se nos olvida. No hay mejor manera de realizar el mantenimiento, que evitar que se deba realizar el mantenimiento. Con eso nos referimos a que debes tener consciencia de donde sitúas tu sombrilla. Colócala fuera de peligro de cualquier vegetación, animal o fenómeno atmosférico adverso.

Diferencias entre sombrillas de jardín y de hostelería

Dos de los sitios más habituales para colocar la sombrilla son en el jardín de casa o en la terraza de un local gastronómico. Es por eso que queremos explicarte cuales son los principales del uso de cada una.

Sombrillas de hostelería

Los clientes normalmente valoran mucho los lugares que tengan una buena sombrilla en su exterior. A la hora de elegir uno u otro, este es un factor decisivo. La sombrilla permite disfrutar a los clientes del buen tiempo al aire libre y estar protegidos del sol a la vez. Es por eso que cada vez más, los propietarios de locales gastronómicos utilizan parasoles para que en sus negocios los clientes se sientan cómodos y consuman más productos.

Las sombrillas de hostelería además de aportar una tan preciada y refrescante sombra a los clientes en verano, también son un complemento perfecto con gran valor decorativo. Así que, aparte de comprar sombrillas, en caso de la hostelería es muy importante asegurarte de que complementan perfectamente con el resto del local. En caso de realizar una buena elección, ten por seguro que realzará la estética del lugar en los días más soleados.

Los parasoles que se utilizan en hostelería normalmente suelen estar elaborados con materiales muy resistentes como el acero inoxidable o el aluminio.

Los modelos y tamaños de las sombrillas hostelería pueden ser diferentes según las necesidades del local, hay algunas que deben de ser muy grandes y otras no tanto. Hay sombrillas individuales, o incluso hay sombrillas que pueden cubrir varias mesas a la vez.

Las sombrillas de hostelería pueden ser combinadas con una gran variedad de colores y de materiales. La elección de estas sombrillas te va a permitir que dejes volar tu imaginación y decores el espacio del bar o restaurante a tu medida.

Sombrillas de jardín

Las sombrillas de jardín pueden ser portátiles o fijas, dependerá del uso que le quieras dar. Las tipo portátiles pueden ser o bien céntricas o excéntricas. Las céntricas no requieren de gran espacio, ya que poseen un brazo central que se puede plegar fácilmente. Por el contrario, las excéntricas tienen un brazo lateral que permite inclinar la sombrilla sin tener que moverla toda.

Las sombrillas de jardín normalmente acostumbran a ser más pequeñas que las de hostelería, ya que mucha gente las acostumbra a comprar individuales o para 2 personas. Aun así, debes saber que cada vez más se están comprando sombrillas más grandes que cubran una gran área de tu jardín. Te recomendamos elegir una que además de cubrir la zona deseada, proteja 60 centímetros adicionales alrededor.

A diferencia de las sombrillas de hostelería, las de jardín pueden combinar distintos colores y estilos dentro de la misma área, ya que un jardín es más heterogéneo que el exterior de un local comercial,  y permite decorarlo de una forma más original.

¿Quién invento las sombrillas?



La sombrilla desde siempre ha sido un complemento que ha resaltado a dioses y reyes. Como te podrás fijar, hay muchas pinturas de la antigüedad donde se muestran hombres y mujeres acompañados de una sombrilla.

No hay datos sobre la fecha exacta de cuando se inventó la sombrilla, sin embargo aproximadamente se dice que se inventó unos 30 siglos atrás, debido a la necesidad que tuvieron las personas de protegerse del intenso sol.

En su inicio, llevar una sombrilla era un signo de distinción y privilegio. Era muy común ver a damas de clase alta llevando sombrillas de seda en la época del Renacimiento.

Se conoce que las primeras sombrillas se utilizaron al continente asiático, concretamente en China. También en siguientes épocas se vieron pintadas en las paredes de la antigua Grecia. Si echamos la vista hacia Europa, vemos como las sombrillas llegaron a través de los comerciantes que venían directamente de Asia.

Aunque se creó en China, los años de gran esplendor de la sombrilla fue en Japón, durante la época de los Emperadores y las Geishas. Fueron precisamente las Geishas las encargadas de dar este poder y distinción al hecho de llevar sombrilla.

Así pues, la sombrilla ha sido un complemento que ha ido evolucionando y ha permanecido por el largo de los tiempos. Sin duda se considera un invento muy útil a pesar de su gran antigüedad.

7 consejos para protegerte del intenso sol en verano



Finalmente te queremos dar algunos consejos. La sombrilla es un elemento indispensable para protegerte del intenso sol del verano, pero aun así no es suficiente, debes tomar más precauciones. Si quieres estar totalmente protegido en los días de más sol, te recomendamos que sigas estos consejos de la OMS (Organización Mundial de la Salud):

Evita estar expuesto al sol durante las horas de más calor, que acostumbran a ser entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. Es muy importante que durante estas horas tengas mucho cuidado, en ningún caso debes exponerte al sol sin crema de protección solar.

Debes tener en cuenta el índice UV. Este índice es muy importante, ya que nos indica si necesitamos protección solar para poder realizar actividades al exterior. Deberás utilizar protección solar siempre que el índice UV sea igual o superior a 3 puntos.

Refúgiate siempre que puedas en la sombra. Si estás en tu casa, la mejor opción es el uso que ya te hemos comentado de sombrillas o toldos. En caso de que estés por la calle o en un sitio que no tengas sombrillas, intenta protegerte siempre que puedas de las sombras de los árboles.

Utiliza prendas de ropa que te ayuden a protegerte del sol. La mejor opción es llevar un sombrero o una gorra para protegerte de la cara, incluso con un sombrero podrás protegerte de la parte posterior del cuello. También es de suma importancia llevar gafas de sol con protección 99%-100% a los rayos UV. De esta forma reducirás considerablemente los daños oculares. Finalmente, aunque haga mucho calor, debes intentar llevar prendas que cubran la mayor parte de tu cuerpo, puedes optar por prendas muy ligeras y transpirables.

Utiliza cremas con protección solar. Debes utilizar cremas de alto grado de protección solar si quieres protegerte completamente del sol. Se recomienda utilizar siempre cremas que tengan protección igual o superior a 30, y aproximadamente cada dos horas volverte a poner para asegurarte de su óptima aplicación. Debes informarte muy bien antes de elegir un protector solar.

En caso de que quieras broncear tu piel, debes evitar las camas y las lámparas bronceadoras. El uso de estos aparatos aumenta el riego a sufrir cáncer de piel y también puede dañar tus ojos si no se utiliza una correcta protección.

Debes tener especial cuidado con la exposición al sol de los niños. Los más pequeños son un colectivo muy vulnerable a los rayos del sol. Siempre deben estar en sitios donde haya sombra y llevar protección solar de nivel alto.

Conclusión

Cada vez el sol irrumpe con más fuerza en el planeta Tierra y nuestro cuerpo se resiente. Te recomendamos que uses sombrilla sobre todo en épocas veraniegas, ya sea en tu casa, la playa o cualquier espacio exterior.

No dudes en cuidar la salud. Emplea tu tiempo en elegir una buena sombrilla con protección UV, tu salud tu piel y tu vista te lo van agradecer. 

From: https://www.aosom.es/

Modificado por última vez enDomingo, 27 mayo 2018 21:52
volver arriba