Volver al origen no es retroceder, quizá sea andar hacia el saber



Por milenios, la semilla ha sido patrimonio común de la humanidad, mejorada pacientemente por los pueblos originarios y campesinos, y guardada generosamente por mujeres y hombres guardianes de semillas.

La semilla es el origen de la vida. En esta pequeña estructura se encuentra toda la información necesaria para que crezcan árboles, plantas y flores. Los seres humanos también provenimos de una semilla.

El libro “Los Secretos de las plantas” hace parte del aporte de la Fundación al proyecto que estamos realizando en 10 municipios del Departamento. Y estamos invitando a las familias rurales a que lleven piecitos, semillas, plántulas o esquejes a  la entrega de los libros, para recuperar la tradición campesina del Intercambio de Semillas.

Con este intercambio buscamos incentivar el cultivo de huertas medicinales en los hogares y escuelas campesinas. UNA PLANTA NO ES UNA HUERTA, PERO ES EL PRINCIPIO.

La semilla es el símbolo y la fuente universal de la vida. En ella, están contenidas todas las fuerzas para desarrollar tanto un árbol milenario, como los alimentos que consumimos a diario.